Ajedrez escolar Colombia

ajedrez escolar

El ajedrez escolar en Colombia cambiará totalmente el ambiente del aula de clase. Empezando desde Bogotá, y pasando por el departamento del Meta, el ajedrez escolar en Colombia, poco a poco se ha ido tomando a todas las instituciones educativas el país, convirtiéndose en una poderosa herramienta didáctica educativa. Los tableros de ajedrez en el aula de clase son hoy cada día más populares en Colombia.

A continuación reproducimos un pequeño extracto del capítulo Ajedrez en la escuela del libro de Juan Carlos Chacón Cánovas El gran ajedrez para pequeños ajedrecistas Guía didáctica y práctica para la enseñanza del ajedrez como herramienta en el ámbito educativo.

 

Cada vez son más las aulas escolares que abren sus puertas al ajedrez para que su aprendizaje y práctica contribuyan al proceso de formación de los alumnos.

En los últimos años estamos asistiendo, en nuestro país, a un crecimiento de la presencia del ajedrez en las escuelas, ya sea como actividad extraescolar o incluida en el horario lectivo. Otros países europeos incluyen desde hace años, la enseñanza del ajedrez en sus programas educativos; en España, en el año 1994, se presentaba, seriamente, la primera propuesta de ley que sometía a debate en el Senado la obligatoriedad del ajedrez como asignatura en los centros de enseñanza pública.

La propuesta, a pesar de ser rechazada por “complicaciones presupuestarias y académicas” sirvió para que los portavoces de los principales grupos políticos se mostrasen favorables a una moción que incitase la inclusión del ajedrez como materia optativa o extraescolar. En la actualidad en marzo de 2012 el Parlamento Europeo, ha suscrito una declaración a favor de introducir el ajedrez en las escuelas. El documento es fruto de una iniciativa de la Unión Europa de ajedrez (ECU), con la que la comunidad ajedrecística se había volcado en los últimos meses. El documento señala algunas de las ventajas que ofrece el ajedrez, como que se trata de un juego “accesible para los niños de cualquier grupo social”, por lo que contribuye a “mejorar la cohesión social y la integración, así como a luchar contra la discriminación y (ayudar a) la reducción de las tasas de delincuencia e incluso la lucha contra diferentes adicciones”. Por otro lado, “sea cual sea la edad

del niño, el ajedrez puede mejorar su concentración, paciencia y persistencia; y puede ayudarle a desarrollar el sentido de la creatividad, la intuición, la memoria y las competencias, tanto analíticas como de toma de decisiones; el ajedrez enseña asimismo determinación, motivación y deportividad”.

 

Parece pues, que el fenómeno tiende a crecer y que la presencia de ésta materia en las aulas escolares será cada vez más elevada. Pero ¿por qué el ajedrez en la escuela y no otro tipo de juego de mesa? Para contestar a esa cuestión consideramos claves dos puntos de vista para entender el fenómeno: por un lado el punto de vista social y por otro, el punto de vista psico-pedagógico. Del análisis sociológico deducimos que la concepción social del juego del ajedrez ha atravesado a lo largo de la Historia por diferentes etapas, desde ser un juego que pertenecía exclusivamente a cargos ilustres de los distintos estamentos sociales, a una política de democratización cultural del ajedrez en los últimos tiempos, con una notable expansión que ha hecho posible que este juego cruce la puerta de las aulas. Otra forma de enfocar la cuestión desde el punto de vista sociológico, sería la que nos lleva a una creencia generada casi específicamente en torno a este juego de concebir al ajedrecista como una especie de máquina de calcular, de inteligencia extremadamente desmesurada. Lo que nos interesa de verdad es tratar de analizar las consecuencias que conlleva su influencia en la cultura popular en relación al porqué del ajedrez en la escuela, hallando como eje argumentativo una curiosa paradoja que esconde el mismo mito: pensamos que en él hay algo de oscuro y seductor a la vez. Oscuro porque el “pitagorín de ajedrez” suele ser asociado a una personalidad más bien fría, introvertida, excéntrica, sosa, tímida… lo que pierde interés pedagógico, especialmente, entre los países latinos, donde la calidez humana es más valorada en detrimento de las características citadas. La parte seductora de este fenómeno está fundamentada en la idea de que fomentar las cualidades intelectuales del “pitagorín de ajedrez”, pero dentro de un proyecto educativo orientado a trabajar el desarrollo integral de la persona como es lo que se persigue en la escuela, se reviste entonces de un gran atractivo, en tanto el niño o la niña podrá beneficiarse de las virtudes del “pitagorín” sin que esto conlleve dejar de lado otros aspectos también importantes de su desarrollo como persona.

 

Palabras clave: Ajedrez escolar Colombia, tableros de ajedrez, didactica del ajedrez, ajedrez Bogotá, enseñar ajedrez en el aula, El ajedrez en el aula de clase,  ajedrez en las escuelas,

 

Tags: , , , , , , , ,