implementar bilinguismo en ingles

articulos sobre ingles y bilinguismo

Artículos sobre inglés y bilingüismo

A la hora de implementar el bilinguismo o un programa de inglés en el colegio,  paradójicamente, uno de los mayores errores en la enseñanza del inglés es tratar de enseñar el idioma. No se trata de aprender inglés, sino de aprender en inglés: Nuestra propuesta consiste en la implementación del bilingüismo de tal manera que los educandos de todos los grados y edades reciban simultáneamente las bases de más de tres asignaturas diferentes en inglés: Math, Science y Social Studies, entre otras, así como en la creación del entorno bilingüe mediante la capacitación de los docentes de todas las áreas, personal administrativo, servicios generales y otros.

Un idioma tiene mucho, pero tanto por aprender que ni siquiera los lingüistas más dedicados terminan por acercarse a un 60% del total del conocimiento. Las

metodologías que pretenden enseñar el idioma inglés a través del conocimiento estructural del mismo, lo único que logran es enviar un mensaje negativo a los estudiantes causando un bloqueo que les indica que un idioma es algo muy difícil de aprender.

Por ejemplo, cuando llegamos al colegio, siendo niños, ya hablábamos español, tanto que el problema de nuestros docentes no era cómo hacernos hablar, sino cómo callarnos. Aún así, nuestra maestra de español nos empezó a enseñar conceptos básicos, tales como el uso estructural de la oración:

Sujeto, verbo + complemento. Tiempos verbales, qué es el verbo, el adverbio, el gerundio, etc…

Pese a ser nativos de habla castellana, casi todos perdimos español o se nos dificultó mucho la asimilación de dichos conocimientos.

Si comparamos las metodologías tradicionales para la enseñanza del inglés, encontraremos que no hay mucha diferencia: también el docente de inglés pretende enseñar el correcto uso estructural de la oración:

Sujeto, verbo + complemento. Tiempos verbales, qué es el verbo, el adverbio, el gerundio, etc…

La pregunta obligada es, si era difícil asimilar estos conocimientos lingüísticos en español, que es nuestra lengua materna, ¿cuánto más difícil será en una segunda lengua?

Entonces, ¿cómo se adquiere un idioma? Primero, no estudiando su estructura gramatical antes de tener suficientes herramientas tales como buen vocabulario, comprensión auditiva, comprensión básica y fluidez mínima. Segundo, en contextos reales, no inventados, no con diálogos ficticios del tipo: “vamos a suponer que estás en el aeropuerto y vas a tomar un avión”. Si el niño no está verdaderamente en el aeropuerto, el diálogo no estará en un contexto real.

¿Pero cómo enseñar entonces cuando no se puede salir del colegio?

Eso es lo que hace exactamente Editorial The World Book Company Ltd, con su metodología transversal: los contextos reales en un colegio están dados por las asignaturas, las actividades cotidianas como el descanso, la compra en la cooperativa, la ida a la secretaría, rectoría, baño, etc.

Lo que se puede hacer es enseñar a través de contextos reales, tales como el juego de ajedrez: se les enseña a jugar ajedrez pero todo totalmente en inglés, se les enseña ejercicios de educación física, pero en inglés, se les enseña conceptos muy básicos de matemáticas, pero en inglés, de ciencias, de sociales, etc., pero todo en inglés, sin pretender hablar como si ya todos entendieran, sino siendo muy gráfico, utilizando muchísimos comandos del tipo: stand up and come to the front, now, go to my desk and take a marker, not that one, take the blue one, very good, now go to the board, write the following numbers: 1, 3, 5, etc.

En más de un 90% de quienes han pensado iniciar procesos de bilingüismo en los planteles educativos, encaminan sus proyectos a la contratación de docentes bilingües. Lamentablemente, el proceso no es tan fácil como reemplazar a los docentes tradicionales por bilingües (¡habría que reemplazar también a los estudiantes!) Por eso, los colegios que han logrado convertirse en bilingües lo han hecho empezando con estudiantes de preescolar. ¿Significa esto que es imposible iniciar el proceso de bilingüismo en estudiantes de grados superiores a segundo año de básica primaria? ¡No! Pero es urgente y necesario cambiar los antiguos métodos por mejores estrategias y metodologías que se ajusten a las necesidades de los educandos y los educadores. Eso es lo que proponemos con nuestra metodología: facilitar a los estudiantes de todos los grados escolares la adquisición del idioma desde contextos reales, con las bases transversales de diferentes asignaturas, con la creación del entorno bilingüe, y con otros componentes que explicaremos personalmente.

 Respuesta de los sistemas educativos al bilingüismo.

A comienzos del siglo XXI, el número de hablantes no nativos del inglés (aproximadamente 1.125 millones) es tres veces el número de personas que tiene este idioma como lengua materna (cerca de 375 millones). Se estima que, sólo en China, en la actualidad hay más personas estudiando inglés que hablantes nativos en el mundo. A la pregunta de si el dominio del inglés es importante, la tercera parte de la población mundial ha contestado afirmativamente mediante el aprendizaje de este idioma, en algún nivel.

La respuesta de los sistemas educativos al bilingüismo, alrededor del mundo, ha sido muy variada y con diferentes grados de éxito. Por la complejidad de los procesos de reforma curricular y los diferentes factores que en ella intervienen, no parece haber fórmulas mágicas para garantizar logros rápidos cuando un país decide mejorar su sistema educativo, en lo que se refiere al inglés como lengua extranjera. Los resultados positivos parecen depender de una política sostenida en el tiempo, que contempla todos los elementos que inciden en la calidad y la interacción entre ellos. John McGovern, estudioso de proyectos de innovación educativa en el área, resume los esfuerzos de reforma curricular en la enseñanza del inglés de las últimas tres décadas, como centrados en:

  1. Enfoque o metodología (años 80)

  2. Currículo o programa (años 80-90)

  3. Ayudas pedagógicas, textos y tecnología (años 80-90)

  4. Formación de docentes, inicial y en servicio (años 80-90)

  5. Tiempo dedicado al aprendizaje, más horas y/o desde más temprana edad (años 90 hasta hoy)

  6. Estándares claros y exámenes de dominio (años 90 hasta hoy) y, últimamente, uso del inglés como lengua de enseñanza de otras áreas.

Constata también McGovern la poca efectividad, en general, de los proyectos, sobre todo de aquellos en los que se da un énfasis exagerado a un solo o a unos pocos aspectos, lo que lleva a descuidar los demás. Para él, la efectividad depende, ante todo, del manejo del proyecto, en el cual se debe garantizar una adecuada interacción entre todos los actores y propiciar incentivos para que cada uno de los participantes sienta que hay ganancias personales asociadas al éxito del mismo. Como respuesta a la dificultad de medir la efectividad de las acciones emprendidas, una tendencia reciente consiste en expresar los niveles de dominio alcanzados por los aprendices en términos de “niveles comunes”, que sirven de punto de referencia objetivo. En este terreno es posible destacar las iniciativas de ACTFL, Proficiency Guidelines, y del Consejo de Europa: Marco de referencia europeo para el aprendizaje, la enseñanza y la evaluación de lenguas.

Tags: , , , , , ,